Vencejos en mi calle

Publicado el 17 mayo 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 3 comentarios

Ya están aquí. Otra vez. Llegaron hace ya tres semanas, desde África. Como siempre. También, como siempre, y por más atento que he estado, no los he visto llegar.

Pero lo cierto es que han venido y nadie sabe cómo ha sido. Bueno ellos sí. Que bien pensado, es lo único que importa.

Dicen que en África tienen alimento, pero que vienen a España a criar, con la primavera. Ellos sabrán lo que les conviene. Yo encantado.

Me gusta observarlos al atardecer, desde mi terraza. Veo cómo sobrevuelan los nidos que tienen en una grieta del edificio de enfrente. Lo hacen con una frenética e ininterrumpida actividad.

Me acaricia el susurro de sus armoniosos aleteos. Oigo el sonido de sus continuos, agudos y no muy armoniosos chillidos. Me quedo extasiado con su rápido y zigzagueante vuelo, más rápido que mi propia vista.

Que es como decir, casi, la velocidad de la luz. Una exageración por mi parte, sin duda. Se calcula que con sus aguadañadas alas, pueden embocar los nidos a más de 70 km/h. Lo que no está nada mal.

Son tan rápidos que en 1656, un émulo gongorino escribió: “No ha nada que era mozo y ya soy viejo, / parece que anteayer iba a la escuela; ¡Válgame Dios!, / y lo que el tiempo vuela, / sin duda que alas tiene de vencejo”.

Estos pájaros siempre están en el aire. Nunca paran. O casi nunca.

Por eso no es de extrañar que los ornitólogos reconozcan saber poco de ellos, comparado con lo que saben de otras aves, claro.

No debe ser fácil estudiar a un animal que se pasa la vida en las alturas. Unas aves de nunca parar.

Comentarios

3 Respuestas para “Vencejos en mi calle”

  1. Antonio de Orbe on mayo 17th, 2010 20:04

    Gracias Carlos. Estoy encantado de saber que a alguien le pasa lo mismo. Yo también los espero cada año. Y también los sigo con la vista.
    He escrito para un blog de fotos lo siguiente:
    http://shar.es/m4NWb
    Finaliza Abril y llegan los vencejos. A mediados de verano volverán al sur.
    Vuelan vertiginosamente frente a mi terraza jugando y persiguiéndose.
    Un espectáculo de naturaleza viva sin salir de casa.
    Seguirlos con la vista es apasionante y a veces asustan de lo cerca y rápido que pasan.
    “Cazarlos” con la cámara es un desafío: 15 cm de tamaño, hasta 150 Km/h, a 3 m de distancia.
    200 disparos, 20 aceptables (el resto “delete”, maravillas de la cámara digital)
    Todo manual. Enfoque manual (el automático es lento y se lía). Los sigo y cuando están a 3 m disparo.
    A plena luz del día. Y con flash.
    Apertura a 2,8. Velocidad 1/250 (más deprisa no se sincroniza con el flash).

  2. Vencejos de los cielos | tecnologiayciencia on mayo 19th, 2010 16:50

    […] Se lo decía. Son unas aves de nunca parar. Pocas hay de costumbres tan aéreas como el vencejo. Y es que en el aire comen, cogen materiales para la construcción de sus nidos, duermen e incluso copulan. […]

  3. Teodoro Fernández Fernández on junio 25th, 2011 1:01

    vencejos-en-mi-calle. Me encanta que haya gente que se entusiasme con los vencejos. Yo llevo 67 años intentando, (por cierto, que, son los que tengo) (((!cómo pasa el tiempo..!))), averiguar el motivo de la celebración vencejil, juntándose 4 o más individuos y pasando, en vuelo rasante, sobre el nido de los individuos agasajados, formando una algarabía y un griterío digno de los momentos más festivos. Y, aquí, está el secreto que nadie sabe contestar, hasta ahora: ¿QUÉ ES LO QUE CELEBRAN? Un saludo, Teo.

No hay mas respuestas