Vencejos de los cielos

Publicado el 19 mayo 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 3 comentarios

Se lo decía. Son unas aves de nunca parar. Pocas hay de costumbres tan aéreas como el vencejo. Y es que en el aire comen, cogen materiales para la construcción de sus nidos, duermen e incluso copulan.

Así son. Una vez que abandonan el nido lo hacen para siempre. O casi. El caso es que es muy raro que se posen. De hecho, tan adaptados están al cielo que las patas se le han atrofiado.

Sus garras sólo le sirven para agarrarse unos segundos a las cornisas, los huecos de las paredes o las grietas en las rocas donde ponen sus nidos y no caerse. Toda una especialización.

Dicen que los vencejos no pueden emprender el vuelo desde el suelo, y que por eso, nunca se posan. De ahí el dicho: “Es más tonto que un vencejo”, con el que queremos subrayar la torpeza de alguien. Pero no es así. Al menos, no del todo.

En su caso es sólo una dificultad derivada de su  envergadura, de su gran complexión. No es justo para ellas, por tanto, compararlas con nuestro nivel intelectual.

Los vencejos pueden emprender el vuelo オンライン カジノ desde el suelo, si disponen de suficiente espacio, son adultos y están sanos. Lo que no siempre ocurre.

Por lo general, el vencejo que nos encontramos en el suelo de la calle es un polluelo caído del nido. O un adulto debilitado por falta de alimento o enfermo. En cualquier caso, incapaces de despegar.

Para estos casos conviene hidratarlos con un poco de agua y lanzarlos fuertemente en vertical. Con suerte, si no está muy débil o no es demasiado joven, alzará vuelo y volverá a surcar los cielos.

Este consejo, entre la vida y la muerte vencejera, me trae a la memoria un recuerdo de niñez. Mis mayores me decían: “A los vencejos no se les pueden matar, porque son los que le quitaron las espinas al Señor”.

Se referían al Gran Poder de San Lorenzo. El Señor de Sevilla. De la ciudad que sabe que, con su llegada, también el azahar y el pregón, los capirotes y la cera, el clavel y el capote llegan.

Son vencejos pregoneros, cofradieros y taurinos. Vencejos de Sevilla.

Comentarios

3 Respuestas para “Vencejos de los cielos”

  1. Vencejos en mi calle | tecnologiayciencia on mayo 19th, 2010 16:49

    […] No debe ser fácil estudiar a un animal que se pasa la vida en las alturas. Unas aves de nunca parar. […]

  2. Otros vencejos | tecnologiayciencia on mayo 21st, 2010 17:15

    […] Pero de los que yo hablo, tengo para mí, que no son esos. […]

  3. Pascual on julio 8th, 2015 17:15

    En solo 4 días, he llevado 2 vencejos (el primero un vencejo pálido, el segundo un vencejo común) al centro de recuperación de fauna silvestre de mi provincia. Eran dos polluelos algo crecidos (pero incapaces aún de volar) que cayeron del nido, según la veterinaria, probablemente agobiados por las altas temperaturas en su nidos que últimamente se están alcanzando

No hay mas respuestas