Vacaciones. La mente en blanco

Publicado el 22 julio 2010
Archivado en Antonio de Orbe | Salir del comentario

No es posible tener la mente en blanco. Pero las vacaciones nos permiten cambiar de manera radical los objetos mentales. Nuevas formas ocupan nuestra atención: el aire libre, una dieta distinta, el agua dulce o salada, la nula, moderada o inmoderada ingesta de alcohol, las conversaciones intrascendentes o muy trascendentes, el ejercicio físico, el cambio de hábitos horarios…

Os deseo un buen verano. Nos vemos en Septiembre.

Comentarios

No hay mas respuestas