Neuroimagen I

Publicado el 17 mayo 2010
Archivado en Antonio de Orbe, General | Salir del comentario

Ver lo que ocurre en el interior de cerebro es fundamental para poder comprender su funcionamiento. Es lo que pretenden las técnicas llamadas neuroimagen.

De entre ellas citaré tres: electroencefalograma (EEG), electrodos intracraneales (EIC) y resonancia magnética (RM).

El [intlink id=”295″ type=”post” target=”_blank”]electroencefalograma[/intlink] es poco invasivo, barato, proporciona una resolución temporal excelente pero una resolución espacial baja.

Los [intlink id=”325″ type=”post” target=”_blank”]electrodos intracraneales[/intlink] son altamente invasivos, de compleja y cara implantación, con una gran resolución temporal y espacial

La [intlink id=”430″ type=”post” target=”_blank”]resonancia magnética[/intlink] es poco invasiva, incómoda, cara, de poca resolución temporal y buena resolución espacial. Es la base de otras dos técnicas de neuroimagen: 1) la [intlink id=”435″ type=”post” target=”_blank”]resonancia funcional magnética (fMRI)[/intlink], que correlaciona áreas cerebrales y conducta y que es la gran estrella de la neuroimagen y 2) diffusor tensor imagen (DTI) que permite averiguar la trayectoria de la sustancia blanca y por lo tanto la conectividad cerebral (Conectoma)

En cuanto a las aplicaciones que están a la vista, la más clara es la investigación. Le siguen el diagnóstico de anomalías. También se usan para proporcionar herramientas de comunicación entre el sujeto y el medio llamadas Brain Computer Interface (BCI). Las técnicas de neuroimagen, depuradas y abaratadas, en manos de la brillante creatividad que muestra el mundo moderno, proporcionarán sin duda aplicaciones que hoy no podemos siquiera imaginar.

Comentarios

No hay mas respuestas