La brillantez humilde (y II)

Publicado el 16 diciembre 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 2 comentarios

(Continuación) En uno que dijera más o menos así: “Cuando una verdad privada sea religiosa, moral, estética, emocional, etcétera, se enfrenta a una verdad pública, compartida, universal, ésta tiene prelación”.

De otra forma, con la preponderancia de lo contrario, siempre habrá alguien queriendo salvar el mundo, protegiendo la moral o defendiendo la fe.

Y Dios nos libre de esos salvadores de patria y protectores de almas. No. Para ellos tengo preparado un ‘Vade retro, Satanás’.

Les cuento esto porque el otro día leí una frase del científico Leland Hartwell (1939) que me pareció genial.

En ella se respira la cura de humildad que la ciencia nos impone a todos. Y que emana de su propio método de construir el conocimiento.

Una tarea lenta, minuciosa, esforzada, poco engreída, que exige tener paciencia, exactitud, escuchar opiniones ajenas y estar dispuesto a aceptar la fuerza de las pruebas.

En esencia, el método científico a grandes rasgos. Él nos conciencia de que, como individuos, sólo hacemos progresar, y muy poco a poco, una empresa (la ciencia) que es secular y que nos desborda individualmente. (Continuará)

Comentarios

2 Respuestas para “La brillantez humilde (y II)”

  1. La brillantez humilde (I) | tecnologiayciencia on diciembre 16th, 2010 17:11

    […] Ni que decirles tengo que creo, de forma rotunda, en un principio ético de la verdad (Continuará) […]

  2. Lo dijeron (o algo así). 14 | tecnologiayciencia on diciembre 18th, 2010 11:17

    […] temporal precipita esta cita de hoy. Es la frase que hace unos días les contaba, había leído de Leland Hartwell y que tanto me había impresionado. Dice […]

No hay mas respuestas