Increíble, pero incierto (IV)

Publicado el 23 noviembre 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 2 comentarios

(Continuación) 7. Un golpe fuerte en la cabeza no cura la amnesia. Se trata de una leyenda que el cine se encarga de mostrarnos, una y otra vez, como si fuera cierta. Pero no es así por mucho que se empeñe.

Ni mucho menos la amnesia se cura de esa forma, por más que nos quieran convencer de lo contrario. Como tampoco se consigue con hipnosis, ni con la visión de un objeto muy apreciado como algunos insinúan.
Desde el punto de vista de la ciencia, de la Neurocirugía, lo más probable es que, en lugar de remediar la pérdida de memoria, la cause. Pero no estoy seguro.

8. La mitad izquierda del cerebro es la “racional”. Está demostrado que la izquierda es la región de la corteza cerebral, que produce el lenguaje y resuelve los problemas. Lo que no significa que, por ello, sea la “mitad racional”.

Esta parte del cerebro también necesita lógica y orden. Tanto es así que, si algo no tiene sentido, lo habitual es que el cerebro invente una explicación verosímil. (Continuará)

Comentarios

2 Respuestas para “Increíble, pero incierto (IV)”

  1. Increíble, pero incierto (III) | tecnologiayciencia on noviembre 23rd, 2010 18:31

    […] 6. No es cierto que escuchar a Mozart haga más listo a un bebé. Esta leyenda surge de una investigación realizada entre estudiantes de enseñanza superior, que lo único que detectó fue un efecto limitado de dicha capacidad. Sólo duraba una media hora. Para saber más. (Continuación) […]

  2. Increíble, pero incierto (V) | tecnologiayciencia on noviembre 27th, 2010 21:24

    […] (Continuación) 9. No es cierto que los pliegues exteriores del cerebro guarden relación con la inteligencia. Por lo que sabemos las circunvoluciones o relieves cerebrales están más bien relacionadas con su tamaño, no con su capacidad intelectual. Es una simple cuestión de economía. Con esa disposición, gracias a los plegamientos, cabe más cerebro en un espacio más reducido. Lo que no significa más inteligencia. Lo que sí parece confirmado es que en los cerebros más grandes, la corteza contiene asimismo más materia blanca, las fibras de asociación que conectan regiones distantes del cerebro. Que no es lo mismo, aunque parezca igual. 10. Es incierto que los testigos presenciales de un sucedido sean fiables. Y es que el cerebro funciona desembarazándose de la mayor parte de la información que le llega del exterior, una vez que ha comprobado que no reviste novedad. Por esa razón los testigos presenciales son manifiestamente de escasa fiabilidad. En parte porque todos creemos que vemos y recordamos más detalles de los que realmente podemos ver y recordar. Y después porque todos creemos en lo que queremos o necesitamos creer. Me vienen a la cabeza los testigos de la parafernalia paranormal. […]

No hay mas respuestas