Increíble, pero incierto (II)

Publicado el 20 noviembre 2010
Archivado en Carlos Roque Sánchez | 2 comentarios

(Continuación) 3. No es cierto que beber destruya neuronas. Aunque sí lo es que el hecho de hacerlo en exceso, y durante muchos años, puede dar lugar a que se reduzca el tamaño del cerebro.

Sin embargo, no es menos cierto que, por lo general, se trata de un fenómeno reversible.

Es más. Se sabe que la ingesta de vino tinto puede incluso proteger el cerebro, ya que reduce el riesgo de derrames cerebrales.

Eso sí dentro de unos límites, como todo en esta vida.

La dosis puede oscilar desde dos vasos a la semana hasta tres vasos al día como máximo. Un margen ancho.

4. Es incierto que el estado de ánimo de las mujeres sea más variable que el de los hombres. Por lo que sabemos se trata de un problema de memoria selectiva. Una cuestión curiosa. Verán.

Ocurre que tanto ellas como ellos, tendemos a recordar mejor los cambios del estado de ánimo de, curiosamente, las mujeres. No se sabe exactamente porqué, pero es así.

El hecho constatado es que las personas a las que se les pide que recuerden el grado de variabilidad, de su estado de ánimo o el de su pareja, mencionan más los cambios de humor en ellas.

Y lo hacen en igual medida mujeres y hombres. Se ve que en el fondo no somos tan distintos. (Continuará)

Comentarios

2 Respuestas para “Increíble, pero incierto (II)”

  1. Increíble, pero incierto (I) | tecnologiayciencia on noviembre 20th, 2010 14:46

    […] Por lo que sabemos el autismo está causado más bien, por la herencia de una multiplicidad de genes defectuosos. (Continuará) […]

  2. Increíble, pero incierto (III) | tecnologiayciencia on noviembre 21st, 2010 13:59

    […] (Continuación) 5. Los ciegos no oyen mejor. Tal como lo lee. No está demostrado que los invidentes gocen de una mejor capacidad, para identificar los sonidos, que las personas videntes. […]

No hay mas respuestas