Analizan ATMitch, el virus que roba en cajeros automáticos

Publicado el 5 abril 2017
Archivado en General | Salir del comentario

Hasta hace poco, los usuarios estaban tranquilos cuando utilizaban un cajero automático. Solo debían hacer algunas comprobaciones para asegurarse de que la máquina no había sido modificada para robarles el dinero. Pero los virus han llegado al sistema operativo que está instalado. Y una de las últimas amenazas que les afectan, ATMitch, está provocando más daños de los pensados en un principio.

Cajero automático

ATMitch es un virus informático que ha sido analizados por expertos en seguridad informática de Karspersky Lab. Y han averiguado cómo roba el dinero sin dejar rastro. La investigación comenzaba cuando descubrían dos ficheros de texto sospechosos: kl.txt y logfile.txt. Era la única pista que quedaba después de que el virus fuera eliminado de los cajeros automáticos. Algunas partes de la información contenida en los ficheros estaba en texto plano, indicando también cómo encontrar muestras del virus.

Tras continuar la investigación, Kaspersky Lab comprobaba que el virus se instalaba y ejecutaba de manera remota en un cajero automático desde el banco correspondiente. La amenaza actuaba como cualquier otro programa, pudiendo ejecutar listas de comandos y recopilar información sobre el número de billetes que circulaban. Incluso podían robar dinero con solo pulsar un botón. No sabemos quienes son los responsables, pero sí se ha conseguido conocer que los atacantes utilizando código abierto y algunas aplicaciones como Windows. Hay dos grupos sospechosos.

ATMitch sigue haciendo de las suyas en cajeros automáticos de varios países del mundo. Pero los agentes de seguridad informática de los mismos también están trabajando con el fin de descubrir a las personas que están detrás, además de intentar detenerles cuando conozcan sus identidades. Aunque ATMitch sea una amenaza para el dinero de los usuarios, poco a poco el daño que está consiguiendo causar es menor. El fin del virus está más cerca de lo que se podría pensar.

Vía | SC Magazine

Comentarios

No hay mas respuestas